Noticias

Tus ojos te engañan

Hoy volvemos a hablar de pintura pero no vamos a hablar de técnicas extrañas para crear efectos de luz o de como podemos crear un diorama precioso. No, hoy vamos a hablar de algo mucho más sencillo y es de como nuestra vista nos engaña al percibir el color.

Hace unos años se hizo famosa una foto de un vestido porque habia gente que lo veia de unos colores y otra que lo veia completamente diferente. Concretamente unos lo veian blanco y dorado y los otros lo veian azul y negro. Se habló largo y en tendido de ello (hasta salió en las noticias), que si era una foto trucada, que si dependia de en que pantalla lo veías, que si lo veías de una manera entonces eras más inteligente (juro que esto lo oí en un programa de la tele)…

Este es el vestido en cuestión.

El caso es que al final la cosa era mucho más sencilla de lo que decía la gente, resulta que nuestro cerebro no ve colores totalmente independientes, sino que filtra la luz y el entorno para hacernos ajustar el color y hacernos ver el color como es verdaderamente. Así, por ejemplo, si vemos una foto de una habitación iluminada con luz azul y donde alguien lleva una camiseta blanca, nuestros sentidos se encargaran de compensar este exceso de color para que, a pesar del tono azulado, seamos capaces de asignar el color adecuado a la camiseta.

Esto, que en la práctica es muy útil porque nos permite diferenciar colores incluso en situaciones que normalmente no podríamos (como el ejemplo anterior) también nos lleva a que en ocasiones nuestros propios ojos nos jueguen malas pasadas y podamos ver cosas como en realidad no son. Esto ha llevado a crear muchas ilusiones ópticas muy interesantes.

Estas dos imágenes son buena muestra de ello. En la primera la calavera de la izquierda nos parece morada mientras que la calavera de la derecha nos parece naranja. Pues en realidad ninguna de las dos es verdad, en realidad ambas son rojas y, de hecho, del mismo tono. Esto se puede comprobar muy fácilmente con cualquier programa de edición (hasta el Paint básico lo permite).

De manera muy similar si miramos la imagen de la derecha nos parecerá que el cuadrado B es más claro que el cuadrado A. Sin embargo es un nuevo engaño de nuestro cerebro. Como vemos un damero y un objeto haciendo sombra sobre lo que debería ser una casilla blanca nuestro cerebro interpreta la imagen y nos hace ver que la casilla B es más oscura. Y sin embargo nuevamente podemos comprobar que no es así y que ambas casillas tienen exactamente el mismo tono de gris.

¿Y todo esto a que viene? ¿Para que tanto rollo sobre color e ilusiones ópticas? Pues porque igual que pasa en estos ejemplos esto también lo sufrimos cuando estamos pintando miniaturas. Es muy habitual que nos vengáis a preguntar por un color de una miniatura o de un dibujo que habéis visto y en ocasiones nos resulta difícil encontrar uno adecuado. Y esto muchas veces es debido precisamente a esta manera de procesar el color.

Aquí abajo podéis ver algunas de mis cutre fotos en las que he cogido algunas minis que tenia por ahí y he pintado un poco sobre diferentes imprimaciones para comprobar la diferencia:

En el primer caso he pintado la parte de en medio con Leadbelcher y podemos ver como parece que el metálico en el negro es más claro, cuando ambos son el mismo tono. Algo similar pasa con el siguiente, ambas cabezas están pintadas con Waaagh Flesh pero no se acaban de ver iguales. Y por ultimo tenemos los Marines Espaciales, donde he hecho un degradado en la hombrera de cada uno, una en azul oscuro y otra en azul claro. Y sin embargo comparten color. Tanto la última luz de la oscura como la parte de abajo de la clara son exactamente el mismo color Caledor Sky.

Así que ya sabéis, si en ocasiones veis un esquema de color y cuando lo intentáis emular no acabáis de verlo igual, eso no quiere decir que no lo hayáis hecho bien. Puede que al estarlo poniendo en un entorno diferente de luz o al combinarlo con otros colores tu cerebro te haga una jugarreta y no te deje ver exactamente como es.

Por Alvaro, el tendero maligno

te. Así, por ejemplo, si vemos una imagen de alguien con una camiseta blanca pero que esta iluminada por una bombilla azul, nuestro cerebro intenta compensar este exceso de color para que seamos capaces de reconocer la camiseta como blanca a pesar de verse azulada.

Esto, que en la práctica, es tremendamente útil, tambíen puede hacer que en determinadas condiciones nos juegue malas pasadas, como con el vestido de marras. Debido a esto también es posible crear ilusiones ópticas en las que confundimos a nuestros sentidos para que veamos cosas de una manera erronea.

¿Y todo este rollo a que viene? Pues muy sencillo, que esto también pasa con las miniaturas. Muchas veces venís a preguntarnos por un color determinado y no siempre podemos encontrar la tonalidad exacta, aun viendo la foto. Esto, en la mayoría de las ocasiones, se debe precisamente a este fenomeno, a que, dependiendo del entorno, vemos un color ligeramente distino a otro.

Para ilustrar esto he cogido un puñado de gantes de mi ejercito tiranido y los he designado como sujetos de pruebas. Unos cuantos los he imprimado en negro y otros en blanco y luego he pintado alguna parte de diferentes colores para que podamos comparar como se ven

Un saludo y nos vemos en las mesas.

Por Alvaro, el tendero maligno