Noticias

Pinceles, como cuidarlos y evitar que se estropeen.

Algo que nos preguntáis a menudo es como evitar que los pinceles se estropeen así que hemos decidido crear este pequeño artículo para daros algunos consejos sobre ello.

Hoy vamos a hablar de algo sobre lo que nos preguntáis muy a menudo en la tienda. Los pinceles son la principal herramienta de cualquiera que se dedique a pintar miniaturas y todos queremos que nos duren lo máximo posible y que no se acaben abriendo y estropeándose. Es por eso que hoy vamos a ver unos pequeños consejos para cuidar nuestros pinceles y hacer que puedan estar en servicio mucho más tiempo.

Esto es lo que todos queremos evitar.

Lo primero de todo es saber cuales son las partes de nuestro pequeño instrumento de distribución de pintura. Primero tenemos el Mango, que es la parte de madera o plástico por la que solemos sujetarlo, luego está el Pelo, que es la parte que usamos para coger la pintura, y por último tenemos la Virola o Férula, que es la parte metálica que nos une el mango y pelo. Según los materiales y tamaños de estas partes tenemos muchos tipos de pinceles pero eso ahora mismo no nos preocupa.

Entonces dinos, ¿con qué parte del pincel te tocó?.

La parte más importante es el pelo y es lo que mas vamos a tener que cuidar. Para empezar es muy importante saber que cantidad de pintura vamos a coger. Normalmente cuando cogemos la pintura el pincel queda muy cargado, con una gran cantidad de pintura en él. Debemos de retirar el exceso con la ayuda de un papel de manera que ya no tengamos un pegote de pintura que no nos permita apreciar la punta.

Igualmente es muy importante que la pintura no llegue a la Virola. Ahí es donde se suele puede acumular la mayor parte de la pintura seca y eso causa que los pelos del pincel se abran y lo estropeemos de manera casi definitiva.

Nuff Said!!!

Otra cosa importante es limpiarlo a menudo y no solamente cada vez que cambiemos de color, para así evitar que parte de la pintura se nos pueda ir secando en él. Yo, como regla genérica, intento limpiar el pincel cada 2 o 3 veces que cojo color. Para limpiar vamos a usar un vaso con agua pero siempre evitaremos dar con la punta en el fondo, porque asi la podemos deformar y abrir. Lo que haremos será girar el pincel contra el lado del vaso para que así las cerdas no se doblen apenas. Además, si el mango es de madera deberíamos de intentar evitar mojarlo porque si no con el tiempo se puede acabar abombando e incluso llegar a despegarse la virola.

Cuando terminemos de enjuagar el pincel lo secaremos con un papel, tratando siempre de mantener la punta. Para ello lo giraremos un poco mientras lo estamos secando. Y, por supuesto, nunca dejar el pincel dentro del vaso mientras nos vamos a comer o algo así. Si ves que vas a tener que dejar de pintar durante un largo rato dedica un minuto a limpiar el pincel antes.

El terror de cualquier pintor.

Cuando hemos terminado de pintar debemos de lavar muy bien el pincel. Para ello, además de asegurarnos de darle un buen enjuague en nuestro bote de agua, es bueno darle un último limpiado más a fondo. Para ello existen distintos productos limpiadores con los que le podemos dar el toque final a nuestros pinceles. Si no disponéis de alguno de estos productos tambien se puede hacer con una pequeña esponja o bayeta que este ligeramente empapado en agua y jabón y donde giraremos nuestro pincel con cuidado, de manera similar a como lo hacemos en el vaso de agua.

Otra posibilidad de hacerlo directamente con alcohol pero es algo que no solemos recomendar. Si bien es cierto que puede limpiarlo muy bien no es menos cierto que puede estropear el pelo. Y lo que desde luego no debe hacerse es limpiarlo con acetona, porque la posibilidad de que se cargue el pelo es muy alta, tanto si es sintético como si es natural.

Tras darle este último limpiado lo mejor es guardar nuestros pinceles verticales y con la punta bien afilada hacia arriba, para asi evitar que se puedan abrir.

Y asi es como se consigue un pincel bien cuidado.

Y hasta aquí lo que se daba. Esperamos que este artículo os sea de utilidad para hacer que vuestros pinceles os duren mucho más tiempo. Evidentemente al final se acabarán estropeando pero si seguimos estas sencillas instrucciones podemos alargar enormemente su vida útil y evitar que acaben pareciendo la cabeza de un teleñeco.

¿Separados al nacer?

Ningún pincel fue dañado durante la creación de este artículo.

Por Alvaro, el tendero maligno